2 de octubre de 2010

☫ El cierre del bazar

 

Cuando los centros comerciales tienen alma / por Ahmad
El cierre del bazar

El bazar es un antiguo concepto de la cultura iraní. Es el nombre que se le da al mercado y corazón económico de muchas ciudades del Medio Oriente.

En una sociedad musulmana, el bazar juega un rol bien determinado, por medio del cual se fusiona con la ética y moralidad: Un tendero se sabe trabajando para Dios y para la gente antes que para sus intereses egoístas y el dinero de su bolsillo.

Muchas historias de camaradería circulan por los pasillos de un bazar, acerca de negociantes que se otorgan beneficios los unos a los otros. En un mercado así gobernado por las enseñanzas islámicas, es bastante común que un tendero refiera a un cliente a otra tienda cuando sabe que aquella no ha tenido suficientes ganancias en el día. Muchas de las tiendas más grandes y sus negociantes dejan de vender sus productos cuando sienten que han tenido suficientes ganacias en el día, y envían más gentes a comprar los bienes de otros proveedores.

Entrando en la era moderna, el bazar no consiguió escapar las garras del materialismo, a pesar de lo cual muchas cualidades de su versión tradicional han sobrevivido.

Una de estas cualidades originales del bazar que ha sobrevivido a los tiempos es la profunda conección de esta institución con los aconteceres sociales y políticos. Los tenderos sienten una responsabilidad hacia la sociedad, y cierran sus negocios como protesta en forma de reacción a algún suceso social de gravedad.

Ciertamente uno de los principales brazos de la Revolución Islámica de Irán fue el bazar. En muchas ocasiones la dictadura del Shah se vio forzada a someterse a la voluntad del pueblo para prevenir un apagón económico en el bazar. Las protestas no se encendían solamente por intereses financieros, sino que su inspiración eran asuntos nacionales críticos.

Por ejemplo, si el régimen del Shah se encontraba recibiendo algún interés ilegal e ilógico de su gobierno director de los Estados Unidos a modo de show político, el bazar sería uno de los primeros órganos sociales en intervenir y prevenir que la dictadura se comprometiera en el juego, gracias al cierre de las tiendas.

Después de la Revolución Islámica el bazar muy raramente ha manifestado la misma efervescencia política, debido a que el gobierno de la República Islámica se basa en los votos del pueblo. Sin embargo, estos días han sido desplegadas nuevas campañasen respuesta a sucesos internacionales, como un símbolo de solidaridad nacional hacia un acontecimiento significativo.

La semana pasada el bazar (de Teherán) fue cerrado por un día entero para expresar su protesta contra aquellos en Estados Unidos que quemaron el sagrado Qurán, y para mostrar reverencia hacia las escrituras. Este hecho contiene un profundo mensaje hacia el gobierno de los Estados Unidos, el cual es visto como responsable por el desarrollo y esparcimiento de la islamofobia: Esta nación está más que preparada para enfrentar cualquier conspiración con la completitud de sus órganos sociales y sus estructuras económicas, políticas, culturales y religiosas.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada